"Monos", film colombiano premiado en Londres, se estrena esta semana


El cine colombiano está obteniendo en los últimos años un significativo reconocimiento, no sólo a nivel de la crítica especializada sino incluso a nivel de taquilla. No es extraño, por lo tanto, que Londres se esté convirtiendo en uno de los destinos pioneros de ese reconocimiento en Europa.
Un reconocimiento recientemente ratificado en el otorgamiento del galardón como Mejor Película en el reciente London Film Festival para el film Monos. La producción conjunta de varios países entre los que sobresalen Colombia y Argentina, dirigida por el colombiano Alejandro Landes, suma con el premio londinense un nutrido recorrido de premios y reconocimientos internacionales, entre ellos el Premio Especial del Jurado en la sección World Cinema Dramatic en el Festival de Sundance 2019, ha sido seleccionada como la candidata de Colombia en la categoría "Mejor Película Internacional" en los Premios Oscar 2020, y además representará al país en los españoles Premios Goya.
Monos cuenta la peripecia de un grupo de adolescentes que comparten la pertenencia a un comando presumiblemente guerrillero (en un espacio geográfico innombrado que se parece mucho a Colombia, pero bien podría ser cualquier nación africana o asiática donde la leva de niños para las guerras interlocales es una desgraciada costumbre). No conocemos el origen de esos casi niños,  aunque todo parece señalar ámbitos sociales y educativos desfavorecidos. El comando infantil es encargado, en un remoto sitio de serranía, de custodiar a una ingeniera americana que se da a entender es prisionera de un secuestro extorsivo; respondiendo a las órdenes de una vaga Organización con la que sólo tienen contacto a través de la radio y del Mensajero, su superior responsable.
Retratadas al principio como una especie de juego lleno de ritualidades y hábitos (un tanto salvajes, por cierto), la actividad y las relaciones del grupo van modificándose cuando empieza a transgredirse (a raíz de la muerte accidental de una vaca que tienen a su cargo) el curso normal de jerarquías y roles. Como en El Señor de las Moscas (referente obligado y -entiendo- intencionado de Monos), el surgimiento de sentimientos y reacciones primarias va modificando las relaciones interpersonales en el grupo dando paso a respuestas relacionadas con el poder y la autoconservación, incluso en el personaje de la “Doctora” (la prisionera) que aparece en la trama como una suerte de contraste “civilizado” del grupo adolescente. Todo en el marco de un paisaje que parece acoger el horror creciente de los personajes; y sobre todo en un proceso donde las identidades permutan y se confunden permanentemente. Una denuncia sobre la utilización de la infancia en las guerras secretas que asolan el mundo actual; y al mismo tiempo un riguroso trabajo psicológico sobre la sobrevivencia y el poder en condiciones extremas.
En esta película de códigos cinematográficos sin duda en las antípodas del cine holliwoodense, rodada a partir de un guión del propio Landes, destaca un impecable elenco de jóvenes actores colombianos (sorprende en el reparto descubrir que quien hace de “Rambo” es una mujer, subrayando la androginidad del personaje). Pero al menos en mi apreciación, hay que señalar sobre todo la extraordinaria fotografía de Jasper Wolf, que lleva las escenas – filmadas en la sierra y la selva colombianas – a momentos de arte visual incomparable.
Monos llegará a los cines de UK y Irlanda este viernes 25 de octubre, distribuida por Pictures House Entertainment.



Comments

Popular posts from this blog

Todo queda entre paréntesis

Borges tras sus disfraces

Una escalera en español en Berlín