Recordando a Andrés Caicedo en el Instituto Cervantes

Andrés Caicedo (Cali, 1951–1977) fue un escritor cuya obra, a pesar de su muerte prematura, es considerada como una de las más originales de la literatura colombiana. Caicedo lideró diferentes movimientos culturales en la ciudad vallecaucana como el grupo literario Los Dialogantes, el cineclub de Cali y la revista Ojo al Cine. Siempre dijo que vivir más de 25 años era una insensatez, lo que es visto por muchos como la razón principal de su suicidio el 4 de marzo de 1977, cuando tenía tan solo 25 años de edad y acababa de recibir la primera edición de su singular novela ¡Que viva la música! 
Quizás por esa temprana desaparición, la fama de Caicedo casi no ha trascendido fuera de su país, y por eso ahora El Ojo de la Cultura y el Instituto Cervantes de Londres, dentro del ciclo “Autores en busca de lector”, que pretende divulgar entre el público británico a autores latinoamericanos aún no suficientemente conocidos, le dedicaron una jornada el pasado 18 de Octubre  con la participación del traductor de su novela, Frank Wynne, y del profesor de origen colombiano Gustavo García. Una charla donde además de la figura de Caicedo se habló sobre la música que puebla las principales páginas del libro: la salsa.
La obra de Caicedo hace relevancia a la sociedad urbana y sus problemas sociales, principalmente con respecto al mundo actual. Su literatura simboliza la masificación del cuerpo como objeto de consumo en el límite de la dinámica de intercambio, constituyéndose así como un visionario de los cambios sociales derivados del modelo económico.
Frank Wynne es sin duda uno de los traductores literarios más distinguidos en el mundo de habla inglesa. Ganador de varios premios literarios, como el International Impact Literary Award por su traducción de Michel Houellebecq, y dos veces el Premio Valle Inclán por traducciones de novelas de Marcelo Figueras y Alonso Cueto. También ha sido galardonado con el Premio de la Academia de Literatura Extranjera Independiente y el Premio Scott Moncrieff por su interpretación al inglés de libros de Frédéric Beigbeder y Boualem Sansal, respectivamente. Es un traductor innovador siempre en busca de nuevos escritores como Tomas González o Javier Cercas. De hecho, este año tiene el honor sin precedentes de tener dos de sus libros enlistados para el Premio Internacional Man Booker 2018, uno por el autor español Javier Cercas y el otro por la novelista francesa Virgine Despentes. Wynne es también novelista y escribió un libro sobre el famoso pintor y falsificador holandés Han van Meegeren bajo el título I Was Vermeer: The Forger Who Swindled the Nazis, publicado en 2006.
Gustavo García es un experimentado pedagogo, lingüista e importante promotor de los beneficios del bilingüismo en el sistema educativo inglés. Estudió Clásicos en la Universidad de Leeds y también es gran conocedor de salsa. Nacido en Gran Bretaña pero de padres colombianos, Gustavo también se convirtió en hijo adoptivo de Cali, la ciudad colombiana donde se desarrolla la novela Que viva la música (Live Forever) en la década de 1970.

Como moderador del encuentro actuó una vez más el director de ZTR Radio, Juan Toledo, e hizo las presentaciones el Director del IC, Ignacio Peyró.

Comments

Popular posts from this blog

Roberto Arlt y la traducción de autores latinoamericanos, objeto de análisis en el Instituto Cervantes

Un frustrante experimento programático

La novela de los hijos